domingo, 8 de junio de 2014

Padre Fernando Rivas: el rock de la redención


PAPA

Es probable que para muchos de nosotros, la relación entre música y religión sea algo extraña, a excepción por supuesto de el “satánico” rock pesado, y su contraparte, el rock cristiano. Sin embargo, ejemplos sobran, no sólo en el rock, sino en géneros relacionados o derivados. En un ambito masivo tenemos a gente como Cats Stevens (convertido al islam) y Bob Marley (divulgador de la fé rastafari). Reciente es el caso del Padre Cesar, un argentino rockero que dedicó una canción al Papa Francisco.

Venezuela no se queda atrás. Si bien, la mayoría de la música pop-rock relacionada con las creencias religiosas están vinculadas con la iglesia evangélica, existe un sacerdote, el Padre Fernando Rivas, practicante del cristianismo en su rama ortodoxa, que es todo un personaje de la movida musical local. Contrario al pensamiento de muchos conversos religiosos, no siente ninguna clase de vergüenza por pertenecer a un movimiento musical catalogado por sus detractores como maléfico.


El Padre Fernando Rivas comenzó sus estudios musicales a la edad de 16 años. Antes de eso ya tocaba instrumentos como el cuatro, el piano y la guitarra. Creció escuchando clásicos como Pink Floyd, los Rolling Stones y mucha música venezolana. En los 80/90 conoció a personajes de nuestro movimiento como Cayayo Troconis. En el 2007 se ordena sacerdote después de un viaje a Bulgaria, país en el cual estudió canto lírico.

Anteriormente, en 2005, Fernando Rivas fue vocalista de Tsunami, una banda de rock progresivo, y grabó además un buen disco de música venezolana experimental.

Actualmente, el Padre Rivas sigue haciendo música, tiene la banda Irinika también de rock progresivo, y se dedica a la locución. Hay que agregar también, que en sus propias palabras “ es confesor de unos cuantos rockeros”

El tema que van a escuchar a continuación pertenece a la fasceta en solitario de este sacerdote rockero, locutor además de la emisora 92.9 FM. La canción se llama Doncella de Oriente y es dedicada a la Virgen del Valle, patrona del Oriente venezolano.

Musicalmente es un galerón fusionado con rock y algo de canto lírico, bastante interesante, porque explora un género folklórico poco cultivado en la fusión venezolana.


Pero mejor ahorremos las explicaciones. Que la música hable por si sola. Sólo basta con hacer “play” en el siguiente enlace.


   
Texto extraído del programa El Llanero Eléctrico Presenta, con Germain Coronado transmitido de Lunes a Viernes a las 5am en 107.3 La Megaestación, en el marco de los Jueves de Vanguardia. Libreto: Ernesto Soltero.